“Un licor ple de malenconia”

30 06 2010

 

“Al capdavall, la realitat última és la Misericòrdia; l’esperança última és la Misericòrdia, i la frontera última de les coses és la Misericòrdia. Al fons de totes les angoixes de la vida, al fons de totes les insatisfaccions de la vida, al fons de tots els disgustos que cadascun dels nostres dies ens porta a mans plenes, al fons de totes les copes de vi que la vida ens dóna a beure, no hi ha pas amargor. L’amargor és a la superfície, perquè totes les coses de la vida són amargues a la superfície. Al fons hi ha la misericòrdia, hi ha l’esperança de Misericòrdia infinita que és l’antídot del verí, que ens tranforma el verí de la vida en un licor dolç, tot i que trist: un licor ple de malenconia i suau com una carícia.”

Giuseppe Capograssi, Pensaments per a Giulia





“En ells s’ha refugiat la veritat humana”

8 06 2010

 

“Jo no ame els pobres per pietat, pare”, digué Severina, “com les dones protectores dels instituts de beneficència. Crec, en canvi, que ame els pobres, més encara que per un inexplicable sentiment de pertinença a ells, de fraternitat amb ells, principalment perquè en ells s’ha refugiat la veritat humana”.

Ignazio Silone, Severina





Los versos religiosos de V.A. Estellés, per Rafael Prats

1 06 2010

 

LEVANTE-EMV / LA INMENSA MINORÍA 31 maig 2010

La primera vez que le vi, hará medio siglo o más, fue en el diario Las Provincias, en la Alameda, en donde ejerció de redactor-jefe. Si no recuerdo mal, se hallaba dentro de un despacho flanqueado por cristales. Le llevé un comentario sobre una película que había proyectado el Cine-Club Universitario. Se produjo una breve conversación: no sé exactamente qué me dijo, pero la guardo como muy cordial. Ya había publicado Ciutat a cau d’orella (1953).

«Però no disposem encara de paraules / per a dir certes coses. O no les volem dir»… «l’aire és ple de botelles amb missatges de nàufrags». La voz de Vicent Andrés Estellés (Burjassot, 1924-Valencia, 1993) era la voz de muchos jóvenes que hoy han rebasado ampliamente su cincuentario.

Le volví a ver mediada la década de los 70. Hablamos en valenciano. Había publicado el Llibre de meravelles (1971) y Recomane tenebres (1972). Era nuestro nuevo gran poeta.

Ahora, la Editorial Denes de Paiporta, en su colección Rent —a la que me referí en esta columna cuando inició su andadura, con libros de John H. Newman y Martí Domínguez—, colección dedicada a la literatura religiosa, publica su sexto volumen, Déu entre les coses, en el que los versos de nuestro poeta adquieren un protagonismo singular. El que le otorga su acento religioso. Para ello se ha contado con un especialista ineludible, Enric Ferrer Solivares, encargado de la selección de poemas y de la introducción. Se cuenta con una herramienta excelente para acceder a esta recopilación poética de tema religioso.

«-Toc toc./ -¿Qui és? –La Mort./ La Mort va descalça; cuan se’n va duu socs/ que van fent/…cloc…cloc…cloc…cloc…/ Toc toc./ -¿Qui és? -Toc toc./ -¿Qui és? -Toc toc./ -¿Qui és? / ¿Qui és? /¿Qui és? /… cloc… cloc… cloc… cloc …».

La idea de la muerte es uno de los principales ingredientes de la poesía religiosa de Andrés Estellés. La muerte suele ir unida a la idea divina, por aquello de la necesidad humana de buscar refugio ante el misterio.

En estos versos, el poeta se manifiesta con la humanidad que le caracteriza. De ahí que su religiosidad se exprese sin dogmas, más bien con dudas; sin demasiada retórica, ni ritual, ni solemne; sino más bien como «una epístola amb selleg d’urgència», que evidencia una voluntad por relacionarse con Dios, de manera personal, íntima: una religiosidad desprovista de aspectos superfluos.
La última vez que le vi fue paseando por la calle de las Barcas. Le acompañaba Manuel Sanchis Guarner. Marchaban sonrientes y me obsequiaron con sendos chascarrillos acerca del gótico.